CRIA DEL TIMBRADO ESPAÑOL. TOMAS VALENZUELA, EMAIL: tomas.valenzuela@ymail.com
   
  aviariosanrafael
  “IN—BREEFÍNG” 2
 

          “IN—BREEFÍNG”

Por  RAFAEL  (PILO) SUAREZ.

En  1989 escribí dos artículos titulados;  “ EL ARTE  DEL  IN—BREEDING” y el otro “CUANDO Y COMO USAR EL INBREEDING”.  Publiqué los mismo en 1990 en el libro “AVES EXOTICAS EN CAUTIVERIO”,  edición ya agotada. Desde entonces me he asombrado de la mucha información que he leído sobre el tema del  “line—breeding”  y pensé dedicar algún a la redacción de este nuevo articulo y quizás aclarar algunas mis concepciones.

           Lo primero que tenemos que tener bien claramente definido son los términos,  “line—breeding” e “inbreeding”. El  “in—breding”  es el cruce de padres con hijas, hijos con madres y hermanos con hermanas.

          Mientras que el  “line—breeding” ocurre con el cruce entre abuelos y nietas, nietos y abuelas, medios hermanos con medias hermanas y entre primos hermanos. Muchos consideran correcto el “line—breeding” pero no usan el “in—breeding” porque lo consideran incestuoso, una aceptable y dañina.  Lo cierto es que ambos términos son inseparables y ambos métodos son necesarios si se desea desarrollar un programa de cria exitoso.  Para propósitos de este artículo yo voy a mezclar ambos términos, “line—breeding” e “in—breeding”, y los llamaré simplemente  “in—breeding”.

          El próximo tópico a discutirse, antes de entrar propiamente en el tema del  “in—breeding”, es la selección de los ejemplares que utilizaremos para comenzar una estirpe, o “línea”. Para poder seleccionar los periquitos (o cualquier otra ave, según sea el caso) que conformarán  las parejas criadoras tenemos que conocer el “standard de perfección “; o sea, la ilustración grafica del periquito ideal. Y no me refiero a que simplemente usted vea un retrato del periquito ideal y lo reconozca diciendo “ese mismo es el ideal”. Eso no es suficiente, usted tiene que tener, absolutamente, esa imagen en su memoria todo el tiempo. Usted tiene que estar capacitado para comparar, en su mente, cualquier periquito que vea con ese ideal.

          Una de las formas que lo pueden ayudar a introducir ese ideal en su mente permanente es buscar un retrato de ese ideal y papel para calcar ( bastante papel para calcar) y calcar el periquito ideal una y otra vez y otra vez y otra vez y otra vez. Cuando crea qua ya lo a calcado lo suficiente, pues trate de dibujarlo libremente, pues trate de dibujarlo libremente. Usted no tiene que ser un artista para esto, de hecho se sorprenderá de lo bien que lo va a poder hacer. Si al principio no lo puede dibujar, pues vuelva al papel de calcar hasta que pueda dibujar el ideal de memoria. Este juego, al parecer sin importancia, le ayudará a seleccionar sin importancia, le ayudará a seleccionar sus parejas criadoras y, más tarde, le le ayudará a evaluar las crias que va a continuar usando en su programa de reproducción.

 

          Lo próximo es asignarle puntos a los periquitos que usted se encuentre, comparándolo con los puntos asignados al ideal que son: tamaño 20, cabeza/pico 15, alas/ cola 15, cuerpo 5, pasta 5, condición 15, postura 10 y color 15. El periquito ideal tiene 100 puntos y un ejemplar extraordinario debe sumar 90 ó 91.

          Luego de esto usted estará capacitado para ir a seleccionar sus paerjas criadoras para comenzar su propia línea. Para comenzar una línea no se necesita gran cantidad de periquitos, de hecho solamente tres (3) son suficiente, un macho y dos hembras. Busque diligentemente esos tres periquitos, recordando el ideal y el sistema de puntos. Tiene que localizar los mejores periquitos posibles, pero no piense que los mejores periquitos “ideales “está ahí esperando por usted.

          El “in—breeding”, por si solo, no crea problemas de baja productividad, ese problema los crea el propio criador usado aves de baja productividad en su programa de cria. Hay que creer y confiar en el sistema de “in—breeding” y ser fiel a la teoría de selección positiva.

          Si después de algún tiempo a usted le parece que debe introducir “sangre nueva “en su línea (“outcross”), antes de hacerlo debe hacerse las siguientes preguntas:

1.    ¿Por qué debo de hacer esto?

        ¿Qué es lo que no tengo en mi línea o dónde esta es débil?

2.     ¿Es la características ausente crucial para mi línea?

3.  ¿Cómo puedo introducir los genes necesarios para corregir la situación, ocasionando el menor daño posible a la pureza genética de mi línea?

         Las dos primeras preguntas van de la mano. Si la ausencia de la característica produce efectos tan negativos y la contestación es en la afirmativa, pues entonces hay que proceder a la contestar la pregunta número tres.

         El problema es que no podemos introducir solamente los genes que necesitamos y vamos a terminar, sin remedio, introduciendo todos los genes  “buenos” y también todos los genes “malos”. Esto va a dislocar la pureza que se ha logrado adquirir resultando en un  “revoltillo “genético.

         Lo primero que hay que investigar es si esa característica está presente en algunos ejemplares, aunque sea bastante atrás de su propia línea. Si lo encuentra, pues introdúzcalo nuevamente a la línea y trabaje para fortalecerlo. Eso sería lo mejor.

         Si definitivamente hay que usar el “out-cross”, vaya muy despacio evaluando todos y cada uno de los pichones que nazcan para ver si se están obteniendo los resultados deseados. Tenga presente que esta acción puede dar al traste con todo su trabajo anterior en la línea y terminar con periquitos de menor calidad de con los que comenzó.

        El “in—breeding” es la habilidad de producir aves de alta calidad, consistentemente, y no se puede llevar a cabo de forma parcial.

        Hasta ahora en Puerto Rico somos muy pocos los que hemos sido fieles (obteniendo mucho éxito) con el sistema de “in—breeding” estableciendo líneas, porque la mayoría no entiende el sistema.

       Por el contrario, aquí lo que se usa es el “out-cross”, en la mayoría de los casos, juntadas aves no emparentadas y, como sucede cuando juntas dos pailas de barro con la esperanza de obtener un extraordinario y único jarrón de barro, las oportunidades de obtener los resultados deseados son una en un millón. La única forma de poder de poder estar en control de la situación es a través del “in –breeding”.

 

       Un último consejo, a manera de repetición; los nuevos criadores no deben usar el “in—breeding” de inmediato. Si no llevaron sus aves a la Exhibición Nacional para que los jueces las analizaran, examínelas jueces las analizaran, examínelas usted mismo para ver si son suficientemente buenas. La forma de hacerlo es comparándolas con las de otros criadores y compañeros. Si encuentra que las aves de sus compañeros son superiores a las suyas, de “in—breeding” entre sus pájaros. Cuando sus aves sean de tan alta calidad y no pueda salir a comprar nada mejor, entonces es tiempo de comenzar.

        Si llega a seleccionar el periquito equivocado su programa de “in—breeding” caminará en “reversa” cuando cruce madres con hijos, hijas y padres, hermanos y hermanas, etc. Los rasgos indeseables aparecerán con menos frecuencia en cada generación a medida que el banco genético se purifique. Al usar un sistema selectivo de cria, sus periquitos comenzarán a lucir más fuertes con cada nueva generación.

       Una vez que se topa con un gran criador (y esto no lo sabrá hasta haberlo probarlo a la saciedad porque se pueden tener dos hermanos que parezcan idénticos pero sus habilidades para transmitir sus características puede que no sean similares) tiene que, de forma continua, poner a prueba toda la progenie producto del “in—breeding” para identificar más y mejores criadores. Esto hay que hacerlo porque no será la primera ver que nuestro mejor criador se muera. Si se usa ese gran criador debidamente como el centro del programa de “in—breeding”, muy pronto se podrán haber reproducido todas sus buenas características en otros ejemplares características en otros ejemplares que ahora serán más puros y superiores.

        Existen muchos mitos con el “in—breeding”: reduce la fertilidad, fuerza, etc. Nada de eso es cierto, si se usa un método selectivo de crianza, reproduciendo solamente los mejores pichones, sin desviarse ni un poco de su propia línea. Existe también otro mito muy viejo que indica que eventualmente (en cuatro o cinco años), por obligación, se tiene que traer “sangre nueva” a la línea (“out-cross”). Eso tampoco es cierto, si se ha sido fiel al método de selección positiva. Un buen programa de “in- breeding” solamente servirá para producir periquitos más fuertes y genéticamente puros y esto puede continuar indefinidamente.

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

 
  TOTAL HISTORICO 236201 visitantes HAN ESTADO EN ESTA PAGINA  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=