CRIA DEL TIMBRADO ESPAÑOL. TOMAS VALENZUELA, EMAIL: tomas.valenzuela@ymail.com
   
  aviariosanrafael
  Curso y métodos de aprender a enfocar la reproducción del Timbrado Español el Gran tenor.
 

Curso y métodos de aprender a enfocar la reproducción del Timbrado Español el Gran tenor.

Por Concepción García Botey.

 

Como la mayoría de las aves en estado silvestre, el canario es por naturaleza un animal monógamo, al igual que todos los pirrulidos, que eligiendo su pareja a mediados de febrero, continuarán unidos hasta que la época de la reproducción termine o algún accidente fatal los separe.

Por el contrario, el canario doméstico ha de atenerse a ciertas apetencias o necesidades de sus propietarios y, teniendo en cuenta este factor, la reproducción puede enfocarse desde diferentes puntos de vista: en MONOGAMIA o en POLIGAMIA.

 

MONOGAMIA

La monogamia es el método clásico de reproducción del canario que, en esencia, consiste en colocar en una jaula de cría a un macho y a una hembra y dejarles juntos hasta que terminen todos sus ciclos procreativos.

Así planteado, parece sencilla y sin problemas reproducción de estas avecillas en cautividad, cuando en la práctica, se  presentan algunos accidentes que es precisamente lo que tenemos que impedir con los conocimientos y pericia del canaricultor.

Cuando los dos integrantes de la pareja son dos animales jóvenes o nunca se han reproducido en nuestro criadero, hay que observar detenidamente el comportamiento de los dos, a fin de conocer su carácter e intuir cuáles serán sus vicios o rarezas. Si observamos que el machos  es un animal excesivamente nervioso o con mucho celo, cosa que demuestra destruyendo el nido, cosa que demuestra destruyendo el nido intentando fecundar constantemente, etc… es muy recomendable que en el momento que aparezca el segundo o tercer huevo en el nido, lo separemos en una jaula individual hasta la fecha en que sus hijos tengan de cinco a siete días, momento en que lo reintegraremos de nuevo a su jaula de que ayude a la hembra en la tarea de alimentar a los pequeños y a la vez para que con su canto y su presencia la estimule a un nuevo celo.

Si nos encontramos con reproductores que tienden a desplumar a los pichones, será preciso que la hembra sea la que se encargue por completo de cuidar a sus hijos hasta el instante en que éstos comiencen a picotear el pienso, la manzana o a pelar los primeros granos.

Generalmente esta vicio no está muy extendido, aunque en algunas ocasiones, lo hemos podido  comprobar e incluso, han llagado a matar a sus propios hijos.

Si, por el contrario, los machos son animales tranquilos y cariñosos con su pareja y la prole, no hay ningún inconveniente en que esté constantemente junto a su hembra. También será preciso observar que la canaria abandona con regularidad el nido para comer y a la vez para que los huevos sufran un enfriamiento (cosa necesaria tal como señalábamos en el número anterior) y no ocurra lo que hemos podido ver en determinadas hembras que, acostumbradas a que su macho las alimentase, en muy pocas ocasiones solían abandonar los huevos o los polluelos, trayendo esto un perjuicio para ella misma, ya que no pocas veces aparecen hembras intoxicadas por retención prolongada de heces en su intestino.

Si en alguna ocasión observamos esta anomalía, será preciso retirar al macho, a fin de que aquélla, llevada del apetito, tenga necesidad de salir.

En el caso concreto de que hayamos dejado al macho, durante todo el tiempo, junto a su pareja, lo retiraremos en el momento en que la hembra haya iniciado otra puesta (al segundo o tercer huevo)junto con sus hijos para que éstos no molesten a su madre en la incubación y fundamentalmente para que no ensucien o rompan los huevos; desde este momento será el padre el único responsable de darles la comida y enseñarles a alimentarse por sí solos.

Las ventajas de este método de reproducción son numerosas, ya que el macho sólo ha de estar ocupado en la cópula y cria de los polluelos de una sola hembra y por lo tanto no sufrirá un gran desgaste y nunca llegará al agotamiento físico, siempre que se trate de un animal con una vitalidad normal.

 

POLIGAMIA

            La mayoría de los animales que, en su estado primitivo, eran monógamos, por efecto de la domesticidad, se han convertido en polígamos o simplemente aceptan la poligamia, tal como ocurre con el animal que nos ocupa.

            En el canario, la poligamia puede enfocarse de las siguientes formas:

            1.        Poligamia controlada con hembras separadas.

            2.        Poligamia en comunidad.

            3.        Poligamia en comunidad.

1,        Poligamia controlada con hembras separadas.

            Este es un método que, si está bien encauzado, puede darnos grandes resultados; en esencia, consiste en hacer criar a un macho con varias hebras, aunque lo más racional es que solamente sea con dos.

            Ha de plantearse colocando a aparear un machocon dos hembras en diferente estado de celo; cuando los animales ya se conocen y se observa la acerva la aceptación mutua, tomaremos la hembra más adelantada en celo y la situaremos con el macho en la jaula de cria; una vez que sea primera canaria ha puesto su tercer huevo, podemos retirar al reproductor y situarle con la segunda hembra, directamente o bien dejarlo dos días en una jaula individual, a efecto de que se recupere. Con esta hembra empezará un nuevo ciclo reproductivo y precisamente cuando tengan el tercer huevo podemos retirar nuevamente al macho y situarle en la jaula individual en espera de que los pollos de la primera hembra tengan aproximadamente siete días, de esta forma el animal tiene tiempo suficiente de reposar y así evitaremos que se agote.

             En teoría esta forma de reproducción parece ser muy ventajosas, ya que teniendo un solo macho podemos criar con dos hembras pero, en no ocasiones, resulta que el ensayo se nos viene abajo por coincidir las  dos hembras en la misma fase de la reproducción y entonces será preciso que el reproductor fecunde en los mismos días a las dos hembras, cosa que podemos solucionar, haciendo que el macho esté medio día con cada una de ellas.

            Como indicábamos más atrás, el macho ha de colocarse de nuevo con la primera de las hembras, cuando sus pichones tengan aproximadamente siete días y de esta forma la ayudará a criarlos y la estimulará a una nueva puesta, mientras la segunda hembra incuba.

            Cuando estos pichones ya comiencen a comer le pondremos otra vez con la segunda hembra a fin de que el ciclo continúe.

            Este método debe plantearse con una edad no inferior a los dos años, ya que a esta edad precisamente es cuando en mayor plenitud sexual se encuentran.

            El riesgo más grave de esta forma de el macho no acepte a un a segunda hembra o que alguna de ellas no quiera incubar sin la presencia y protección de su pareja, cosa que raramente ocurre.

2.        Poligamia controlada en pajareras.

            Consiste en soltar en una pajarera un macho con un número de hembras proporcionado, nunca sobrepasando la cifra de dos o tres como máximo.

            Este método es bastante sencillo y cómodo pero, no pocas veces, trae consigo el agotamiento e incluso la muerte del macho, por tener que satisfacer varias necesidades (cópula, alimentación de los pichones, etc.) a la vez en distintas hembras. Tampoco estamos libres de los problemas que representa el que dos hembras inicien su puesta en el mismo nido; el peligro de que no todos los huevos lleguen a feliz término y posterior fracaso de algunos polluelos.

3.        Poligamia en comunidad.

            Denominamos poligamia en comunidad a los hechos con una pajarera varios machos con un número proporcionado de hembras a efectos de reproducción.

            Es, sin duda, éste, el método más económico y despreocupado de enfocar la reproducción de los canarios, sin embargo, todo el que pretenda efectuar una lados de selección o de obtener animales de  <<pedigríes>> no podrá no podrá adoptarlo, ya que casi en ninguna ocasión sabrá quién es el padre de los animales obtenidos.

            Los problemas más graves que suelen presentarse en el mes clonadas pajareras son la lucha de los machos por la defensa del territorio y de sus hembras, muriendo, generalmente, los machos más fogosos en las peleas, por ser precisamente éstos los que pretenden poseer mayor territorio dentro de la pajarera y a la vez mayor número de hembras.

            No pocas veces, varias hembras efectúan la puesta en el mismo nido, no coincidiendo los nacimientos, apareciendo así huevos en incubación y polluelos con la consiguiente pérdida de la nidada más atrasada por ensuciamiento, rotura, etc. de los mismo o incluso si llegan a nacer la mayoría morirán de hambre ya que sus compañeros de nido más desarrollados se apropiarán de la mayoría del alimento.

            Bajo nuestro punto de vista y resumiendo brevemente todo lo expuesto hasta ahora, el método más eficaz es la monogamia seguido por la poligamia controlada con hembras separadas.

 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

 
  TOTAL HISTORICO 240485 visitantes HAN ESTADO EN ESTA PAGINA  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=