CRIA DEL TIMBRADO ESPAÑOL. TOMAS VALENZUELA, EMAIL: tomas.valenzuela@ymail.com
   
  aviariosanrafael
  6ª Parte
 

PREPARACIÓN DE LOS CANARIOS DE

CANTO PARA LOS CONCURSOS

(6ª.PARTE)

Conviene también tener ejemplares de reserva para el caso de que uno de los cuatro  elegidos enferme o muera, si bien esto dependerá del número de ejemplares que tengamos compatibles con los del equipo en cuestión.

Si debemos desechas los ejemplares defectuosos, esa exigencia se multiplica en el caso de los canarios destinados a formar un equipo, en el que debe  primar la armonía, la cual se rompe cuando en el canto de uno varios ejemplares hay un giro negativo o defectuoso.

Un problema interesante lo represente lo representa la colocación de los ejemplares dentro del equipo. Los ejemplares se colocan verticalmente, una jaula encima de la otra, siendo la jaula más alta la que lleva la primera letra, o numero:

Esta colocación es la establecida para los canarios Roller y los canarios de canto Español (TIMBRADO). Hay infinidad de teorías que tratan sobre la colocación de.                

POSICION DE LAS

JAULAS SOBRE LA

MESA

A                                  1

B                                  2

C                                  3

D                                  4

  

        Los ejemplares dentro de la estructura referida, cada una de ellas, no obstante, busca conseguir un mismo objetivo: lograr que el sonido sea uniforme y que el acoplamiento entre los cantos de los integrantes del equipo sea perfecto, en suma, que el equipo tenga una armonía plena. Vuelvo a defender que, por encima de cualquier teoría, es la sensibilidad musical del criador, la que en cada caso concreto nos guiará. La colocación se realizará empíricamente, escuchando los canarios y corrigiendo las posiciones sobre la marcha. Con todo, decir, que la mayoría de los mayoría de los canaricultores colocan al ejemplar de canto más fuerte en la posición en la posición más baja, pues de colocarlo en otra posición perjudica notablemente a sus compañeros, se impone a ellos y rompe la armonía del conjuntos, cuando no provoca la inhibición canora de sus compañeros.

Frete a la modalidad de tenemos la individual. Los canarios que compiten en esta categoría suelen ser los mejores de cada criadero, no ejemplares en la confección de equipos, al considerar más meritoria, deportivamente la competición en esa modalidad, Personalmente, y sin menospreciar la importancia deportiva de los equipos, considero como mi preferida la modalidad individual, ya que supone colocar a todos los canarios en igualdad de posibilidades, a la hora de poder conseguir el triunfo, sin tener que depender de la puntuación del resto de los integrantes del lote para premiar. Hoy en dia, muchos concursos incluyen en sus reglamentos un artículo que posibilita que los canarios de aquellos equipos en los que no hayan cantado los cuatro ejemplares pasen a la modalidad de individuales. Es una norma junta que pretende evitar que canarios de gran calidad se queden sin la recompensa del premio, sólo porque el equipo en el que estaban incluidos fallo, ¿En cuántos concursos no se da el contrasentido de que quedan sin premiar ejemplares, incluidos en equipos que fallaron, que tienen mayor puntuación que aquellos otros que ganaron los premios individuales? Una vez que el equipo falla, como tal, los ejemplares que lo integran pierden, en donde no rige la referida regla, toda posibilidad de conseguir premio, salvo el Gran Premio, valga la redundancia, en concursos donde es otorgado al canario de mayor puntuación del concurso.

Últimamente, se está permitiendo la participación de lotes de cuatro canarios individuales a la vez. Resulta chocante que las asociaciones desconozcan de tal manera la norma que impide a los jueces enjuiciar lotes de cuatro individuales- Código de Canto Español (Timbrado)-, No quiero entrar en polémicas sobre la conveniencia o inconveniencia de tal práctica, pero sí hacer notar al lector que se puede dar el contrasentido de que los cuatro individuales de un criador canten y que en el equipo que él mismo presenta falle algún ejemplar (como en más de una ocasión ocurre en los concursos en los que se practica esta modalidad). ¿Noes más junto el sistema, anteriormente visto, de pasar a individuales los ejemplares que han cantado en equipos en los que ha fallado algún ejemplar?.

7. Entrenamiento y preparación: El entrenamiento o preparación de los canarios de canto, como ya se ha apuntado con anterioridad, debe comenzar cuando estos han cerrado canto, o, al menos, están a punto de hacerlo. Es preciso, antes de entrar más a fondo en el asunto, que hablemos sobre la práctica de tapar los canarios con una cortina. La mayoría de los criadores basan, o creen que es así, el entrenamiento en el hecho de quitar luz a sus ejemplares una cortina, que se coloca a una distancia prudencial de las jaulas de concurso, estantes, trasportines, u otros lugares en los que aquellas estén situadas, con el fin de no perjudicar la ventilación y evitar problemas con las voces de los canarios. El contraste entre la oscuridad o semioscuridad y la luz, cuando se sacan de su ubicación para ser escuchados, incita a cantar a los canarios. La utilización de cortina, tapar los canarios, es una práctica, como todo lo referido a la canaricultura de canto, que debe realizarse con sumo cuidado, ya que si tapamos a los canarios antes de que éstos hayan cerrado canto, lo único que conseguimos será atrasarlos más e, incluso, hacer que recorte su repertorio o tengan una tonalidad e intensidad de canto excesivamente pobres. Uno de los errores más frecuentes del canaricultor principiante, tapar demasiado pronto a sus ejemplares.

Pero tapar los canarios no es imprescindible para seguir un entrenamiento correcto de nuestros canarios. En efecto, teniendo los ejemplares bajo las condiciones ambientales que hemos tratado, éstos están sumidos ya en una semioscuridad o semis penumbra suficiente para que al sacarlos a la luz del lugar donde los escuchemos sea suficiente para hacerlos cantar. Además, y a pesar de que jugar con la es indudablemente un método válido, en principio, para hacer canta a nuestros canarios, si hemos seguido una observación continuada de los mismo están acostumbrados a nuestra presencia, bastará con el hecho de sacarlos para que el mero instinto de territorialidad les incite a cantar. La evolución gradual del canto del canario, que defendemos, hace que no sea necesario tapar los canarios más que en el caso de que culmine su evolución en fechas demasiado tempranas a las del concurso y para evitar que se encelen demasiado. La cortina debe ser utilizada como un instrumento a la hora de conservar el canto va hecho de los canarios que, de otra forma, corren serios riesgos de no llegar en plenitud de facultades a los concursos, como consecuencia de la evolución descendente  en calidad que conlleva el declive del ciclo del canto.

Hasta que llegue el momento en el cual los ejemplares estén en condiciones de empezar a ser entrenados nos limitaremos a sentarnos enfrente del lugar donde los tengamos y escúchalos a medida que van cantando, no debemos escuchar todos de vez sino centrarnos en uno o varios ejemplares para evitar volvernos locos y poder realizar una observación satisfactoria. Si es posible, esta operación la haremos, de ver en cuando, en compañía de otra u otras personas, para que los canarios se acostumbren plenamente a la presencia humana y tomen la confianza suficiente.

Una vez creamos que ha llegado el momento de iniciar la preparación, comenzaremos a sacar los canarios por lotes, por preparación comenzaremos a sacar los canarios por individuales o por equipos. Deberemos utilizar para ello una habitación silenciosa y con buena acústica (recordemos al maestro de maestros. Aza, cuando escribía acerca de la importancia de la estancia en la que se escucharan los canarios y lo mucho que podía influir en la audición y en la impresión causada por los mismos, ya que la calidad de los ejemplares podía ser exagerada o disminuida dependiendo de las condiciones acústicas de la habitación, Este es el fundamento de la capital importancia que se da en los concursos a la habitación destinada al enjuiciamiento. Utilizaremos preferiblemente luz eléctrica, la utilizada en los concursos, ya que la luz solar, en algunos casos, excita demasiado a los canarios y no realizan su canto con la serenidad deseable para apreciar la calidad del mismo. Las jaulas de concurso se colocarán en una mesa, una encima de otra, y sobre la más alta colocaremos  una tablilla o cantón, para favorecer la concentración en el canto del canario que en ella, este detalle, aparentemente sin importancia, es fundamental para la correcta audición de los canarios. Las primeras veces que saquemos a nuestros canarios, éstos, generalmente, se mostrada desconfiados por la novedad de la situación, empezarán a saltar nerviosos  de un palo a otro y se llamarán los unos a los otros. Superado esos desconciertos iniciales comenzarán a desarrollar su repertorio canoro. No debemos preocupamos si no cantan las primeras veces que los saquemos, en cierta forma es normal, hay canarios que necesitan más tiempo que otros para romper a cantar en nuestra presencia. Todos los días sacaremos a la mesa nuestros canarios durante quince o veinte minutos, el tiempo dependerá de cada caso concreto (tener a los canarios cantando durante demasiado tiempo, o sacarlos demasiadas veces al dia hace que se acelere el estado de celo). Un signo que nos permite apreciar, en muchos casos, si los canarios van a cantar cuando los sacamos, es la actitud que adoptan, si están tranquilos las posibilidades de que canten son muchas, si por el contrario saltando un palo a otro nerviosos y excitados, piando y moviendo las alas, no cantarán y si lo hacen lo harán de forma precipitada y entrecortada.

Sobre qué momento del día es el más adecuado para sacar los canarios a cantar, éste dependerá del tiempo que tengamos y de cuando lo tengamos. Lo ideal es sacarlos entre las nueve de la mañana y las ocho de la noche, horario en el que se desarrolla el enjuiciamiento en los concursos. No tenemos por qué sacar los canarios todos los días a la misma hora, de hecho tenemos que tenerlos acostumbrados a cantar a cualquier hora y en cualquier lugar. Son pocos los concursos, aunque alguno hay, en los que se permite al criador elegir la hora en la que sus canarios tienen que pasar por la mesa de enjuiciamiento. Si seguimos lo indicado en los párrafos anteriores, uno otro método válido, salvo imponderables, nuestros canarios cantarán cuando llegue el crucial momento de pasar por la mesa de enjuiciamiento.  

Por Miguel Ángel Martín. 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

 
  TOTAL HISTORICO 240598 visitantes HAN ESTADO EN ESTA PAGINA  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=